Mis impresiones del 1º Aniversario #bcnTB, y mi opinión del debate sobre Blogtrips: nadie sabe nada

650_1000_logo-bcntb-transEl pasado 7 y 8 de junio tuve la oportunidad de asistir, en el Hotel Evenia Roselló de Barcelona, a la celebración de una vuelta completa al Sol de la asociación Barcelona Travel Bloggers, un lugar donde he conocido a personas majísimas, donde he aprendido mucho y donde, sobre todo, he descubierto que la gente, cuando colabora entre sí, es capaz de conseguir cosas que exceden con mucho los logros individuales (e individualistas).

Tras la bienvenida a cargo del presidente de la Asociación, Daniel Murillo, precisamente descubrí las bondades del turismo colaborativo en forma de Airbnb y Eatwhit, a las que sumé a mi experiencia en Couchsurfing. El modelo de muchos tipos de negocio está a punto de cambiar para siempre gracias a la capacidad de la gente para organizarse a través de redes sociales 2.0. Y resulta imparable.

Descubrí, también, lo que es el slow travel de la mano del escénico Joan Sales y su Burricleta. El documental conmovedor de Iosu López, La alfombra roja. La aventura viajera de una familia que recorre en el mundo en un autobús en forma de casa. También probé unas delicatessen que el hotel Evenia Rosello tuvo la gentileza de ofrecernos, como palomitas con virutas de jamón o foie envuelto en algodón de azúcar.

Sin embargo, el momento que más me invitó a reflexionar se produjo durante el debate sobre la conveniencia o no de organizar blogtrips, es decir, viajes patrocinados con bloggers. El debate, coordinado por Laura Fernández, fue candente sobre todo por las opiniones de Lucca Bocci (de Innovation Norway), que lanzó al aire una frase contundente y, en cierto modo, indiscutible (de momento): si escribís vuestro blog por afición, seguid haciéndolo; pero no penséis que así viajaréis invitados por mí a Noruega, porque ello no me proporcionará la suficiente publicidad para mi producto. Obviamente, Bocci no se expresó exactamente con estas palabras, pero fue lo que subyacía en su discurso.

Mi opinión sobre esa cosa llamada blogtrip

650_1000_mesa-redondaComo soy de madurar mis opiniones, y el debate en formato adversarial no me parece el mejor contexto para plantear ideas demasiado matizadas, opté por no decir la mía durante el debate. Lo hago aquí, tras tomar algunas notas que me suscitaron tanto las palabras de Bocci como las de Ana Alonso, de Escapadarural, Gemma Suñer, de Costa Brava Girona Tourist Board, así como de Jose David Jurado, fundador del blog Viajar, comer y amar. Son notas tomadas a vuelapluma, así que me disculpo desde el principio si las ideas parecen un poco deslavazadas.

Empecemos.

Llamadme reduccionista y simplista, pero a mi juicio las cosas son mucho más sencillas (y a la vez más complejas en las partes que la mayor parte de la gente cree que son sencillas). Es decir, que en mi humilde opinión creo que nadie sabe nada, y me incluyo.

En pocas palabras, en un blogtrip los responsables de las agencias de turismo quieren vender una cosa a la gente y pretenden que los bloggers les ayuden a promocionarlo. Pero entonces todo se complica, porque los bloggers no son profesionales (en el sentido de que la actividad de administrar su blog no es su trabajo remunerado principal, porque describir la profesionalidad en otros términos nos conduciría a un debate interminable). Con todo, hay bloggers que lógicamente quieren obtener ingresos de su actividad (no hay nada malo en ello, yo mismo me gano la vida así).

Sin embargo, en la medida en que existan aficionados que no aspiran a ganar dinero/regalos con su blog porque disfrutan sencillamente haciéndolo, entonces los organizadores de blogtrips anhelarán a tales aficionados porque, de media, transmitirán más honestidad, sintonía y cercanía al lector, amén de que conectarán con nichos de lectores lo suficientemente pequeños como para no suscitar la atención del blogger profesional (y por tanto esclavo de un número mínimo de visitas al día). Un blogger que convierte en su profesión su actividad también puede tratar de mantener tales características, pero generalmente éstas se devaluarán porque su objetivo ya no es solo ser él mismo, sino ganar dinero, responder frente a terceros, etc.

Insisto, un blog profesional puede continuar manteniéndose como un blog aficionado, pero resultará siempre una lucha eterna que muy pocos lograrán ganar. Si durante determinado tiempo, el blog no genera ingresos, el blogger deberá aceptar quizá condiciones que originalmente no habría tenido en cuenta (y que incluso disculpará inconscientemente en aras de mantener su salario estipulado). Los lectores, además, enseguida notan cuándo están leyendo a un blogger profesional y un blogger que es como ellos, un tipo normal, en su casa, que dice lo que quiere porque nada tiene que perder.

No hay más cera de la que arde. El debate es estéril porque unos quieren algo que los otros no pueden ofrecer, y los otros anhelan algo que los unos no están dispuestos a ofrecer. Y, además, cualquier blog que empiece a generar suficiente masa crítica de seguidores, tenderá, por lo general, a convertirse en un medio profesional. La diferencia entre una revista y un blog profesional no existe, o cada vez será menor. Los que desean contratar a bloggers ignoran que en el mero acto de contratarlos ya están despojándoles de la condición que los hace únicos.

Esto no es poesía, es marketing elemental. Por eso no caben los números y las ecuaciones con los bloggers de raza (no profesionales), porque no ofrecen lo mismo que un medio tradicional o un anuncio publicitario: el retorno no es en forma de ingresos directos, sino de reputación, de conexión con el lector, de honestidad, de frescura, que quizá en el futuro se traduzca en ingresos, pero que sin duda se traducirá en imagen de marca.

Profesionalizarse es la antítesis de la naturaleza de un blog: ¿para qué queremos crear blogs si no se diferencian de una revista digital? Un blog es, en esencia, la posibilidad de que alguien publique fácilmente lo que quiera sin necesidad de que tal publicación sea rentable, apropiada, políticamente correcta o incluso interesante para alguien más que el propio autor. Un blog también es la posibilidad de que el lector enriquezca el contenido e incluso lo impugne en los comentarios. Un blog en un medio social que pone en contacto a pares (semejantes) en formato revista de publicación fácil y con un coste marginal próximo a cero. Un blog que genera ingresos puede ser mil veces mejor que un blog natural, pero no es lo mismo, bascula entre el blog y la revista, y en algunos casos es más revista que blog.

Es la razón por la que la mejor enciclopedia que ha creado la humanidad, Wikipedia, ha sido concebida por gente aficionada, sin remuneración, sin anhelo de monetizar nada. Al igual que mil soluciones de interconexión entre pares que favorece la Red.

Los mercados tratarán por todos los medios de sacar rédito económico de esas soluciones sociales entre pares, y muchos bloggers serán seducidos por el brillo fenicio del dinero, aceptando que se lo pasan tan bien escribiendo por afición que escribiendo por afición y cobrando dinero. Pero en la medida que sigan floreciendo blogs de aficionados, éstos, porcentualmente, ofrecerán algo que los mercados codiciarán.

Esta dinámica circular del gato y el ratón es la misma que se produce en los movimientos estéticos: en cuanto algo se pone demasiado de moda, los popes de la moda buscarán otro rasgo estético que les haga diferenciarse de la masa; y la masa no tardará en adaptarse de nuevo a ese rasgo diferenciador; así ad infinitum.

La obsesión métrica

Un blogger aficionado es feliz si recibe cien o doscientas visitas en un día. Pero, al profesionalizarse, entonces aparecen monstruos comerciales como el community mannager, el SEO, el TT, y otros. No critico tales métricas, ni tampoco su mera existencia. Lo que sostengo es que todo eso no importa al blogger aficionado, ni debería de hacerlo, porque estamos encaminados a una realidad en la que cada vez habrá más creadores y tales creadores dispondrán de mayor multitud microaudiencias. Los medios masivos desaparecen y se fragmentan. Existirán blogs para aficionados a viajar a los enclaves cinematográficos de Star Wars, exclusivamente, o de alguna película de cine independiente que nadie conoce, y se devaluarán los que señalan las mismas ideas turísticas que se llevan repitiendo desde hace medio siglo: la Torre Eiffel de París, la Torre de Pisa, o cualquier icono que concite a la suficiente número de lectores para que, más tarde, las métricas nos proporcionen los ingresos esperados. Podéis profundizar en estas ideas en mi serie de artículos Las ventajas de la autoedición, aunque no ganes demasiado dinero con ella (o escribas basura).

Otra cosa que cabe aclarar sobre tales métricas es su condición de espurias. O dicho en román paladino: la gente sabe menos de lo que cree saber. Ello sucede en todas las profesiones, sobre todo las profesiones que abordan asuntos que se alejan de las ciencias duras, como la física y las matemáticas, y por tanto no son capaces de controlar todas las variables que entran en juego.

Incluso hay teóricos de diversas ramas, desde la sociología hasta la neurociencia, que asumen que la publicidad tiene una capacidad persuasiva más bien escasa. La publicidad no nos convence para comprar algo. La capacidad de la publicidad es más bien descriptiva, en vez de persuasiva. Si finalmente mucha gente decide comprar algo que se publicita no es exactamente porque se haya publicitado (aquí se comente un error muy frecuente, que confunde correlación con causalidad). La cadena causal tiene, de momento, media docena de eslabones, y cada vez se descubren más. La publicidad es solo un eslabón, y ni siquiera parece el más importante.

Nuestro cerebro tiene querencia por las cifras, los números, las ecuaciones, acaso porque es una manera fácil de contabilizar la realidad, de medirla. Sin embargo, la realidades de las ciencias sociales no son fácilmente medibles. No existen ecuaciones que midan que determinada acción ha producido determinada compra por parte del consumidor. Si alguien demuestra lo contrario, probablemente recibirá el Nobel.

Lo que sucede es muchísimo más intrincado, y aún no se puede controlar (si se pudiera, la forma más segura de multiplicar los ingresos de una marca sería invertir en publicidad, y no lo es). De hecho, muchos productos que tienen grandes campañas de publicidad detrás ya vendían mucho antes de que tales campañas se llevaran a cabo. Si desconfiáis de esta idea tan contraintuitiva, haceos la siguiente pregunta: ¿Por qué no deja de aumentar el número de personas con sobrepeso en Estados Unidos a la vez que no deja de aumentar el número de películas, series, anuncios e iconos que muestran a personas cada vez más delgadas? Un caso contrario es el de Starbucks o The Body Shop: sin apenas inversión publicitaria han logrado implantarse espectacularmente en el mercado.

Es la cruda realidad: los medios de comunicación no son capaces, sin intermediarios, de incidir en el comportamiento de la gente. Aunque el medio de comunicación haya obtenido millones de retuits.

Algunas marcas millonarias que pueden permitirse contratar a científicos sociales ya han readaptado sus estrategias de marketing al respecto. Por ejemplo, Nike gasta muchos millones en publicidad, pero también hace otra cosa que nada tiene que ver con medios de comunicación masivos: regalar sus zapatillas a negros que juegan en canchas de baloncesto de barrios marginales de Nueva York.

Las empresas que quieren “comprar” a bloggers son como Nike regalando zapatillas a negros del Bronx. Las empresas tratan de manipular sutilmente las dinámicas entre pares o semejantes en el ámbito 2.0 a fin de que les beneficien. Pero si se exceden, entonces el blogger gana dinero, deja de jugar a baloncesto en su cancha de barrio, y sus semejantes ya no le consideran un semejante. Por eso esta estrategia tampoco es la panacea. Porque aún no se conoce la forma de manipular las relaciones entre pares a fin de vender mejor un producto. Y quien diga que sí sabe, os está mintiendo, o cree saber más de lo que en realidad saben los científicos sociales.

Entonces ¿recomiendo que las empresas realicen blogtrips? No lo sé. Cada empresa tienen sus características y sus posibilidades, así como sus ambiciones. Lo que sí sé es que un presstrip, un anuncio publicitario y un blogtrip no son eventos comparables, ni por resultados, ni por dinámicas, ni por métricas, ni mucho menos por su naturaleza. Se parecen mucho entre sí, pero operan de otro modo.

Consideraciones finales

Por si cabe alguna duda, mi fuente principal de ingresos procede de escribir profesionalmente en distintos blogs. De modo que esto no es una crítica a la profesionalización de los blogs, sino a la idea de que profesionalizarse es el único objetivo y que los blogs profesionales son la mejor forma de promocionar un producto. También es una vindicación de los bloggers no profesionales que no aspiran a vivir de su blog: ellos siempre ofrecerán algo distinto a cualquier profesional, aunque escriban peor, aunque tomen fotos menos nítidas, aunque sus textos solo interesen a cincuenta o cien personas.

Y, sobre todo, todo lo anteriormente expuesto es matizable y opinable. Existe un amplio espectro entre profesionales y aficionados, pero se ha simplificado en aras de que la exposición no quedara demasiado extensa. Que creo que ya lo ha hecho, así que vamos acabando.

Quede igualmente la idea sobre todo lo expuesto de que estamos nadando en un océano de ignorancia respecto a la evolución de las redes de pares 2.0, su posible monetización y cómo el ámbito profesional colisiona con el ámbito aficionado, mezclándose indisolublemente. Entre todos deberemos ir seguir aprendiendo, debatiendo, escribiendo y reflexionando. Que nadie os diga que ya está todo claro sobre un tema aunque ello suene tranquilizador, porque no lo está. Ni siquiera lo que acabo de escribir es la última palabra, y es posible que en diez años las ciencias sociales salgan al paso con nuevos modelos para tratar de desentrañar lo que está pasando y si algún día seremos capaces de gestionarlo o dominarlo en un grado factual superior al que creemos que lo estamos haciendo actualmente.

Fotos | BcnTB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s