¿Ya no quedan lugares que descubrir en el mundo?

atlnz_11714Coches, aviones, GPS, exploradores centenarios con mucho callo… da la impresión de que ya hemos visitado todos los rincones de este planeta. Que ya no quedan nuevos lugares que descubrir. Que no puede aparecer un nuevo Cristóbal Colón. Es una sensación tan poderosa que ha conducido a algunos viajeros a convertirse en turistas de cosas cotidianas que se se coleccionan como sellos.

 

Hay quienes, incluso, en su desesperación por pisar lugares poco explorados, buscan enclaves excéntricos o improbabilísimos, como esos lugares en los que pasas de circular por a izquierda a circular por la derecha, al cruzar determinada frontera. Uno de esos lugares, por ejemplo, es la frontera de Tailandia con Camboya. Uno viaja hasta allí esperando encontrar una rotonda, quizá, o un paso elevado, o quizá algún otro sistema que evitaría una cadena de accidentes de circulación. Sin embargo, los que allí viajan no tardan en sentirse defraudados: en la frontera entre Aranyaprathet, Tailandia, y Poi Pet, Camboya, solo hay tierra en la que apenas hay tráfico.

 

Otros viajeros sencillamente encuentran emocionante viajar a lugares que políticamente se han convertido en significativos (al menos cuando uno contempla un mapa), como el monumento de las Cuatro Esquinas, en Estados Unidos, donde confluyen Utah, Colorado, Arizona y Nuevo México. Está en medio de ninguna parte. No hay nada que ver. Pero, cada año, hasta allí viajan 200.000 personas para situarse con las piernas abiertas encima de una pequeña placa redonda y disfrutar de la experiencia de estar en cuatro estados, simultáneamente.

636px-xusa05_fcmarkerLa sensación de que ya no queda nada por descubrir, por pisar antes que ningún otro, se acrecienta si tenemos en cuando que los dos últimos lugares descubiertos en la zona continental de Estados Unidos, un río y una cordillera, los encontró un agrimensor llamado Almon Thompson en una fecha tan lejana como 1872. Thompson exploró las llanuras desérticas del centro de Utah, cartografiando un afluente del Colorado llamado Potato Creek, al cual rebautizó como río Escalante, y una cordillera de 48 km llamada ahora montañas Henry.

Entonces ¿realmente ya no quedan sitios que descubrir o explorar? ¿Debemos depositar nuestras esperanzas en las remotas estrellas?

 

Una opción sería aprender a mirar mejor lo que nos rodea, redescubriéndolo, hasta el punto de que el jardín de tu propia casa pueda ser más apasionante que el Amazonas (al menos, en cierto modo lo es). Pero no es necesario. Lo cierto es que aún queda mucho por ver.

 

Mucho más de lo que creemos.

 

Por ejemplo, sin buscar lugares especialmente exóticos, podemos fijarnos en Australia. De Australia a todos nos suena Sydney, sus playas o sus canguros. Pero Australia también posee un gigantesco desierto interior, el llamado outback, que esconde todavía muchos secretos incluso para los propios australianos. Por ejemplo, el 80 % de las especies de araña australiana aún son desconocidas para la ciencia, como también lo son un tercio de los insectos. Gran parte del interior de Australia no los ha pisado nadie. Se estima que en sus inmensas tierras abrasadas por el sol pueden hallarse aún grandes reservas de oro. Bill Bryson lo explica en su libro En las antípodas:

 

Hace poco, llegó un tipo sonriente de los desiertos occidentales arrastrando una pepita de oro de 27 kg. Era la pepita más grande nunca vista, y estaba tirada en el desierto. (…) En un entorno como éste proliferaban rumores de hallazgos fabulosos no explotados. La historia más famosa se refiere a un tal Harold Bell Lasseter, que en los años veinte afirmó haber encontrado una roca de oro de unos quince kilómetros en los desiertos centrales hacía treinta años, pero que por razones que no estaban a su alcance no había podido reclamarlo. Aunque parece inverosímil, la historia era más plausible de lo que puede hacer pensar una mera descripción.

central-plainsSin embargo, Australia es solo un pequeñísimo ejemplo de cuán desconocido es aún nuestro planeta. Existen montañas aún no escaladas (como Gangkhar Puensum, en el reino de Bután, con 7541 metros), cuevas sin explorar (Take Voronya en Abjasia, Georgia), desiertos no cartografiados o tribus sin contacto con el mundo exterior (por ejemplo, en una fecha tan reciente como el 3 de marzo de 2004, un grupo de 17 aborígenes ayoreos que jamás había tenido contacto con la civilización abandonó la selva en Paraguay).

Otro lugar que aún no ha sido explorado y que desde un helicóptero resulta abrumador está en el sudeste asiático. Concretamente en Indonesia, en la península de Mangkalihat, en la zona sur de la isla de Borneo conocida como Kalimantan. Es un mar de piedra caliza en medio de un bosque selvático que tiene aspecto de planeta extraterrestre. La primera exploración organizada se realizó en el año 1982, y desde entonces, un equipo se ocupa cada verano de relevar kilómetros de galerías subterráneas sobrevolando en helicópteros y caminando durante excursiones en tierra, pero aún queda mucho por descubrir.

mangkalihat024Por otro lado, a medida que los hielos polares se derriten por efecto del calentamiento terrestre, aparecen islas hasta entonces escondidas debajo de los hielos llamados eternos. La última en ser descubierta es Uunartoq Qeqertoq, cerca de la costa oriental de Groenlandia, así bautizada por el explorador Denis Schmitt en 2005.

Porque el mundo es más grande de lo que creemos. ¿Y a vosotros? ¿Se os ocurren más sitios nunca explorados por el ser humano?

Vía | La Nación
Fotos | Wikipedia | Wikipedia | Alexander Turnbull National Library

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s